Como construir un menú

Según el alimento principal.

 

Es quizás la mejor opción para lograr un menú más equilibrado desde el punto de vista nutricional. Escoges una receta para cada día en base al alimento designado:

 

  • Carne, como por ejemplo: carne al horno con puré

  • Leguminosas, como por ejemplo: cazuela de lentejas

  • Pescado, como por ejemplo: pescado al horno con ensalada

  • Verduras, como por ejemplo: tarta de calabacitas con arroz

  • Pasta, como por ejemplo: tallarines con salsa

  • Pollo, como por ejemplo: milanesas de pollo con ensalada

  • Huevos, como por ejemplo: omelette con ensalada

 

 

Según la técnica de cocción.

 

Para aquellos que prefieren, más que gran variedad de alimentos, mayor variedad de técnicas culinarias. Es también una buena forma de organizar las recetas:

 

  • Horno, como por ejemplo: pollo al horno con papas

  • Fritura, como por ejemplo: milanesas con ensalada

  • Comida de olla, como por ejemplo: guiso

  • Plancha, como por ejemplo: churrasco con puré

  • Hervido, como por ejemplo: pasta con salsa

  • Sin cocción, como por ejemplo: sándwiches

  • Parrilla, como por ejemplo: carne y verduras asadas

 

 

Según las ofertas del supermercado y la temporada

 

Es necesario destinar más tiempo, ya que es necesario revisar las ofertas del supermercado para luego seleccionar las recetas que integrarán el menú. Sin embargo, es una buena opción para hacer rendir más el dinero:

 

  • Carne molida, como por ejemplo: pastel de carne con puré

  • Atún, como por ejemplo: torta de atún con ensalada

  • Polenta, como por ejemplo: polenta con salsa

  • Acelga, como por ejemplo: pascualina

  • Fiambre, como por ejemplo: torta de fiambre

  • Panchos, como por ejemplo: panchos con ensalada

  • Ñoquis, como por ejemplo: ñoquis con salsa